¿Qué aporta una vinoteca?

Qué aporta una vinoteca

¿Qué aporta una vinoteca?

Una vinoteca busca ser lo más parecido a una bodega natural y conseguir que nuestros vinos no se estropeen para  disfrutarlos en sus mejores condiciones.

España es un país de grandes vinos, pero también de contrastes de temperaturas y mucho calor. Estos cambios bruscos de temperatura, son el peor enemigo de nuestros vinos, hacen que la fermentación se dispare y el vino muera prematuramente.

El vino está vivo, es un producto perecedero natural, pero en unas buenas condiciones, puede conservarse mucho tiempo e incluso madurar en botella.

Una vinoteca aporta temperatura regulable, humedad controlada, ausencia de Rayos Ultravioletas, ausencia de olores y ausencia de vibraciones.

De todos estos puntos lo más importante en una vinoteca, es tener una temperatura constante, igual que ocurre  en una bodega natural .

El grado de humedad en la vinoteca debe ser superior al 50%, así conseguiremos que el aroma del vino no se pierda, si la humedad es más baja el tapón puede resecarse, dejando” llorar al vino” por el corcho.

Si la humedad es más alta, el vino no perderá ninguna propiedad, ya que la botella está bien asilada, pero las etiquetas se estropearán.

La ausencia de Rayos U.V es un factor muy importante en la conservación del vino. La luz aumenta el óxido-reducción del vino y acelera su envejecimiento. Por esta razón, si quiere guardar grandes vinos durante mucho tiempo, lo ideal sería una vinoteca con puerta maciza que garantice la total oscuridad. Si prefiere una vinoteca con puerta de cristal, ésta debe haber recibido un tratamiento anti-UV

A través del corcho  pueden entrar olores al vino, por eso, para conseguir una buena ausencia de olores y que estos no penetren en el vino, una vinoteca debe mantener las botellas en una atmósfera sana y para ello debe tener un filtro de carbono activo que permita una ligera ventilación.

La ausencia de vibraciones ayuda a no perturbar el proceso de formación lenta del poso y dejar partículas en suspensión.

Los vinos jóvenes resisten mejor estas vibraciones, pero los vinos más viejos, que son a menudo los más valiosos, pueden estropearse sin remedio.

Una vinoteca debe estar equipada con un sistema de amortiguación eficaz que impida la transmisión a las botellas de cualquier tipo de vibración.

Compartir este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *